“El sector político debe comprometerse a terminar con el desperdicio de alimentos” , dijo Frías

En el marco de la jornada “La importancia estratégica del Transporte Marítimo y Fluvial” que se desarrolló en la Universidad de Belgrano, el Secretario General de la Asociación de Capitanes y Patrones de Pesca volvió a reclamar la participación de los trabajadores en el Consejo Federal Pesquero , al tiempo que sostuvo que “los excesos de pesca y de descarte ocurren porque los distintos gobiernos no ven a la industria pesquera como una industria potencial en riquezas sino solo para recaudación de fondos en tiempos electorales”.

Frías comenzó su extensa disertación con un video facilitado por el subsecretario de Pesca Miguel Bustamante donde intentó “compactar 60 años de desaprovechamiento económico y desperdicio del recurso”

“Haber decidido utilizar este video es mi manera de demostrar que no todo está en la pesca, pero sí contaré que hay varias cosas que cambiar. Tanto el video presentado como las láminas nos ilustran con datos precisos e importantes, de manera tal que se observa que en los 1.400.000 Km2 solo es posible realizar tareas de pesca aproximadamente en el orden del 30% y esto ocurre por la amplia zona de veda que se fue estableciendo a través de los años para la preservación de las zonas de desove y desarrollo de las especies, principalmente de la merluza hubbsi o común”, dijo Frías.

Luego puntualizó que “del Mar Argentino se extraen las distintas especies, las que generan salarios para 100 mil trabajadores de manera directa y muchos más de manera indirecta, produciendo 1500 millones de dólares en exportaciones y generando 150 millones para el país en carácter de retenciones”.

Al resumir la historia reciente de la actividad, el gremialista recordó que “los buques de acero comenzaron a llegar a fines de los años ’60 y con ellos comenzaría a desarrollarse de manera creciente la industria pesquera argentina. Durante los ’70 se realizaron acuerdos con Rusia provocándose una profunda depredación del recurso en el sector norte del Mar Argentino”.

“En las décadas del ’80 y ’90 se realizaron acuerdos con la Comunidad Europea permitiéndose un masivo ingreso de buque congeladores factorías y el asentamiento de empresas extranjeras en la zona patagónica, formándose también las denominadas empresas mixtas compuestas por empresas argentinas con capitales extranjeros. Desde los años ’80 y hasta la fecha se continúan construyendo y botando nuevos buques de pesca de pequeño y mediano porte”.

“Todo estos hechos han llevado a que hoy el caladero cuente con 1020 buques de distintos portes y para distintas actividades dentro del caladero, provocando excesos de pesca y de descartes o desperdicios, todo con muy poco aprovechamiento para el propio país y esto ocurrió porque los distintos gobiernos no vieron ni ven aun, la industria pesquera como una industria potencial en riquezas sino solo para recaudación de fondos en tiempos electorales o es tomada como moneda de cambio por otros productos que se importan incluso para acciones políticas de carácter internacional”, indicó Frías.

El referente sindical de los capitanes explicó que “la industria pesquera se rige bajo la Ley Federal de Pesca, la que faculta a un Consejo Federal Pesquero a decidir quiénes, cómo, cuándo, dónde y con qué pescar en Argentina y está solo integrado por empresarios o representantes de éstos, y funcionarios representantes de las provincias. Pero debo destacar que no fue casualidad que se sancionara un 9 de diciembre de 1997, promulgándose el 6 de enero de 1998 y publicada el 12 de enero de 1998. La Ley vio la luz en estas fechas porque es un traje a medida para empresarios y políticos, y atento a que los argentinos nos distraemos y más en estas fechas. Finalmente la pesca en 2009 se cuotificó, se le otorgó una cantidad de toneladas de capturas a distintas actores. Pero de “las cuatro patas básicas” con intereses en el tema, a las que se refirió oportunamente nuestra Presidenta, una sigue quedando una afuera y es la de los trabajadores”, señaló.

En otro tramo de su discurso Frías dijo que; “Argentina desaprovecha esta riqueza alimenticia básicamente por no desarrollar una política educativa para que el pueblo se nutra de este alimento. Además porque las empresas de capitales extranjeros dejan gran parte de las ganancias en sus países de origen y por la evasión fiscal de algunas empresas, pero también por el desaprovechamiento que se genera con el descarte o desperdicio”.

“Los trabajadores de la pesca: capitanes, marineros, y maquinista, reconocemos ya lo inocultable, que desperdiciamos la pesca, pero lo hacemos por orden de los distintos gobiernos nacionales y provinciales y por las empresas que solo pretenden las especies y tamaños más convenientes”, dijo el disertante, para luego acotar que; “desde la Asociación de Capitanes de Pesca venimos reclamando modificaciones para mejorar y cambiar la historia:

  1. a) Primero que se modifique el ART 8 de la Ley Federal de Pesca por aplicación de un DNU para que la representación de los trabajadores integre el CFP
  1. b) Que el Estado establezca valores de referencia para todas las especies y se fiscalicen los desembarcos en cada puerto con recurso humano y tecnológico.
  1. c) Se ponga en práctica sistemática el denominado DESCARTE CERO, aprovechándose todo lo que se capture.

Frías indicó en otro tramo de su discurso que “la Asociación continúa ofreciendo su buque Bicentenario para explorar investigar y capacitar, convencidos que solo así se provechará el recurso pesquero, y para ello convocamos a todo el sector político, al actual y al futuro, a que se comprometa a asumir el cambio para terminar con 60 años de desperdicio del alimento y con el desprecio económico que se le genera a la pesca dando cumplimiento así con los consejos de la FAO y más aun con las obligaciones que nos impone la Constitución Nacional preservar los recurso para las futuras generaciones”

Finalmente el gremialista se dirigió “a la Presidenta y a nuestro Ministro de Economía, que los trabajadores de la pesca no aceptamos pagar impuesto para trabajar, que no estamos de acuerdo en que se nos encasille en un 10% de privilegiados porque nuestros salarios resultan altos pero no es nada fácil ganarlos y menos lo aceptaremos mientras se siga dilapidando el recurso. Estamos muy seguros que aprovechando lo que se desperdicia, el país obtendrá mayores fondos que los que obtiene por incluirnos en el impuesto a las ganancias. Es indiscutible que el trabajo no es ganancia”.

 

Cabe acotar que la bienvenida a la jornada estuvo a cargo de Patricio Degiorgis, director de las Carreras de Ciencia Política y de Relaciones Internacionales de la Universidad de Belgrano; y lo acompañaron el diputado Gustavo Martínez Campos quien impulsa en el Congreso un proyecto de ley para la Marina Mercante; y Mario Pino Presidente de la Asamblea de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *