Trabajadores del sector pesquero de Deseado solicitan protección del Gobierno

Delegados de las plantas pesqueras firmaron un documento donde solicitan protección del Gobierno provincial ante la difícil situación que vive el sector y la urgente reglamentación de la Ley 2.475 sancionada en el 2001 “que aseguraba la conformación de un fondo de asistencia para los trabajadores en época de crisis”.

Los delegados conjuntamente con los integrantes la comisión directiva del STIA se mostraron preocupados por la suerte de los trabajadores y si bien reconocieron la existencia de una crisis en el mercado europeo principal consumidor de los productos, señalaron que no “se justifica la actitud que tienen algunas empresas como el caso puntual de Vieira que mantiene una deuda de 3 quincenas con el personal”.
Asimismo pidieron el acompañamiento de los funcionarios para que no se repitan casos de empresas “que quebraron dejando trabajadores en la calle”. Además opinaron que la empresa pesquera Vieira que actualmente se encuentra paralizada cuenta en sus cámaras con 80 toneladas de langostino que “bien podría ser vendido como garantía para pagar la abultada deuda que mantiene con su personal y así los trabajadores no estarían pasando frío y haciendo ollas populares para tener un poco de comida”.
Finalmente los delegados recordaron que el 6 de agosto del 2008 se anunciaba que se encontraba en marcha un trabajo conjunto para la reglamentación del fondo anticrisis para el sector pesquero portuario y al día de la fecha solo quedó en promesas”, concluyeron.

Las empresas no concurrieron

Tras la reunión mantenida ayer con el Gobierno y los gremios donde se esperaba la asistencia de las empresas pesqueras, se supo que la mayoría decidió no enviar representantes al cónclave, medida que provocó el enojo de los gremialistas quienes indicaron que las respuestas a los planteamientos presentados no tuvo demasiado eco; “prácticamente vinimos sin nada alegaron desde el STIA”