Pide que le den trabajo como estibadora

Parada contra las rejas del acceso al recinto portuario, Ana Luna parece ser el espejo más fiel de la realidad deseadense, desocupada desde hace dos años pide participar de la buena renta que por estos días genera el calamar, y asegura que las empresas de estibaje  no la quieren tomar.
“Desde la 6 de la mañana que estoy parada aquí, son a las 2 de la tarde y ya pasaron a trabajar todos, incluso muchos trabajaron cobraron y se fueron y solo yo quedo, decime si no es una injusticia”, pregunta y no espera respuesta.

La mujer cuenta que su suerte fue mejor en otros años, “antes veníamos con otras mujeres y pasábamos, hacíamos todos los días hasta dos turnos, yo jamás me achiqué ante nada y tiré pastillas de  calamar de 30 kilos  a la par de los hombres, pero ahora dicen que no me pueden tomar porque me puedo accidentar, pero los hombres también se pueden accidentar y los toman igual”, sostiene  irónica

Con tres hijos que alimentar y mandar a la escuela Ana padece doble frustración, su esposo también está desocupado. “El pobre se levanta temprano, busca por todos lados changas pero ya no hay nada, y eso lo desalienta más porque hay que llevar un plato de comida todos los días a la mesa más por los chicos, uno al hambre se lo puede aguantar pero ellos no”,  insiste con la mirada perdida en un punto.

 Pueblo fantasma

La mujer cuenta que el puerto es la última gran ficha, y la única posibilidad que un desocupado tiene para ganarse unos mangos, “son 350 pesos el turno, el puerto ahora tiene mucho trabajo, en cambio en el pueblo no queda nada, ni trabajo de planchado ni cuidado de chicos que antes se daba, ahora nadie toma porque la gente no tiene plata, por eso es que vengo aquí pero tampoco me quieren tomar”, recalcó.

 Una cuestión de Ley

En diálogo con Mar&Pesca, el empresario  Carlos Alaniz de la  operadora de Estibajes y Cargas Logitec señaló que no existe discriminación en el puerto. «Aquí se toma a todo el mundo, pero en este caso , lamentablemente  la ley de Contrato de Trabajo en su artículo 176 dice que queda prohibido ocupar mujeres en tareas que revistan carácter penoso, peligroso o insalubre,  y las aseguradoras  ahora se agarraron  de ese artículo y no se responsabilizan en caso de accidentes, por eso no tomamos mujeres en la estiba, pero no es por discriminación o porque seamos malos, sabemos la situación económica de la gente y ahora que el puerto está trabajando a full, ellas podrían venir con una canasta a vender empanadas o sándwiches en la puerta y seguro  van a hacer más plata que trabajando en la estiba”, comentó por último.