La dramática confesión sobre la seguidilla de abusos a bordo de los barcos que sufrió la capitana Nancy Jaramillo

“Cuando trabaja como cocinera un oficial venía a manosearme. Cuando todos estaban afuera trabajando, me tapaba la boca y la nariz. Un día no aguanté más, le dije al capitán y su respuesta fue ‘¿no lo estarás provocando?’. No se puede hacer nada, si digo algo te van a echar a vos’, señala Nancy Jaramillo en un relato estremecedor que delata las injusticias que al parecer todavía se vive a bordo de los barcos.

De familia de bajos recursos, Nancy nació en Trelew y creció en una villa de Puerto Madryn, sin techo, lo único que tenían era un auto, donde vivieron durante un tiempo. Nancy reivindica su clase y recuerda los días en los que el único plato de comida que tenía era el que conseguía en el comedor del barrio. Su primer trabajo lo tuvo a los nueve años, vendía agujas e hilos en la calle. Después limpió casas, fue niñera, vendió carbón, dio clases particulares, trabajaba todo el día, pero la plata nunca le alcanzaba.

A los 17 tuvo su primer y único hijo, madre soltera, desesperada por conseguir un sustento económico se enteró de un curso para camarera de barco que brindaba Prefectura. Así comenzó su carrera para llegar al mar. Sin descanso trabajaba de mañana y estudiaba de tarde. Consiguió su libreta de embarque y en 1996, a sus 19 años comenzó su primera travesía a bordo como camarera en un ambiente muy hostil.

“Sufrí todo tipo de abusos e insultos, una noche mientras dormía un oficial entró a mi camarote, me tapó la boca, se me subió encima y me manoseó. Fue una situación espantosa, no tenía forma de defenderme. Al otro día me llamó el capitán para decirme ‘cómo una puta como yo podía ensuciar el buen nombre de un padre de familia’. El tipo se adelantó pensando que lo podía denunciar y le dijo al capitán que yo lo había provocado. Agaché la cabeza y no pude decir nada, se me caían las lágrimas, nadie iba a creer lo que había pasado realmente.”

Nancy juntó fuerzas y continuó formándose para ascender a marinera, no le fue fácil, dos años después llegaron también las primeras manifestaciones de discriminación, sus superiores le decían que no aceptaban mujeres, pero se plantó, insistió y logró rendir el examen para convertirse en marinera.

“Encima una negra cabeza”

Nancy comenzó a acumular horas de embarque y en 2003 se presentó en la Escuela de la Armada para acceder a la patente de patrón costero. Para navegar como oficial en grandes embarcaciones se exigen dos patentes, a Nancy querían otorgarle solo una que sirve para pequeñas lanchas, a pesar de que acumulaba muchos años de experiencia, mientras que a sus compañeros varones que tenían unos pocos meses navegando, ya les habían otorgado ambas patentes. Recién en 2007, cinco años después, cuando cambió el director de la escuela, fue aceptada.

Jaramillo logró llegar a capitana después de incontables esfuerzos y violencias.

Cuando creía que todo se había solucionado pusieron en duda sus 10 años de navegación, abrieron una investigación y le exigieron que consiga en menos de dos meses documentos de las autoridades marítimas de Prefectura que probaran sus años en el mar. La acusaban de haber alterado su libreta, sin pruebas ni fundamentos, algo que jamás le sucedería a un varón. En menos de dos meses Nancy reunió toda la documentación y se graduó como oficial de pesca. Continuó embarcada. Sin embargo, aun con título en mano, le daban los trabajos más básicos mientras sus compañeros accedían a los cargos de oficiales.

Continuó su carrera, alcanzó el título de oficial y en 2011 volvió a la escuela para convertirse en capitana. “En 2017 cuando estaba por recibirme de capitán mi profesor Martínez me contó que el director de la escuela, un militar muy machista, le dijo ‘no quiero como capitana a una mina y encima una negra cabeza”, recuerda Nancy textuales palabras.

Ella estaba sobre capacitada para su puesto, antes de llegar a ser capitana ya conocía todos los oficios que se desarrollan en una embarcación: fue bodeguera, bajaba a estivar en una embarcación con 34 grados bajo cero y hasta fue marinera de cubierta, un puesto que tiene los trabajos más pesados. “Cuando mi profesor Martínez, se enteró que no me querían dejar entrar dijo que iba a realizar una denuncia pública por discriminación, gracias a él pude ingresar”, cuenta.

Nancy recuerda que el día que salió en su primer viaje como capitana de una embarcación la mitad de la tripulación se bajó porque decían que iba a hundir el barco. “Todavía siguen pensando que porque somos minas no nos da el cerebro o no estamos capacitadas. Salí a mi primera marea, me fue muy bien y pesqué un montón”, cuenta.

No solo pusieron en duda su carrera, sino que además tuvo que soportar incontables situaciones de violencia y abuso sexual. “Cuando trabaja como cocinera un oficial venía a manosearme. Cuando todos estaban afuera trabajando, me tapaba la boca y la nariz. Un día no aguanté más, le dije al capitán y su respuesta fue ‘¿no lo estarás provocando?’. No se puede hacer nada, si digo algo te van a echar a vos’.

“Un compañero me dijo ‘a ver cuando te pones calzas y nos mostras el culo’, yo le respondí ‘que muestre el culo tu mujer’, me pegó una piña y me dejó los dos ojos negros. Otro me dejaba todo el trabajo a mí, un día le dije que haga sus tareas como correspondía y me tiró una caja encima, me caí de dos metros y me quebré las muñecas, cuando lo conté al capitán le terminaron dando la razón a él. Me dijeron que estaba bien que me haya pegado porque yo no le podía dar órdenes.”

Nancy reconoce que esas situaciones la marcaron y la llevaron a vivir con miedo y angustia. “Hasta que dije basta y empecé a contactar a compañeras porque nosotras hoy como mujeres trabajadoras del mar no tenemos nada ni nadie que nos ampare. Por estar en un barco para los hombres ya estamos provocando.” La primera vez que un compañero le pegó había tres hombres más, ninguno la defendió

“Me fui sola a mi camarote a lavarme la cara porque la tenía llena de sangre. Sufrí mucho desprecio, me daba vergüenza decir que era capitán de pesca porque para la sociedad marítima una mujer es una vergüenza. Una vez un hombre me dijo que yo era la puta que abandonó a su hijo para ir a chupar pijas a los barcos. Es muy doloroso, llegó un momento que era tanta la agresión que no entendía porque me atacaban tanto. No conseguía trabajo en ningún lado, nadie me quería embarcar porque era mina.”

Hoy nota algunos cambios: “Este último año con tanta movida del movimiento feminista están empezando a contratar mujeres de a poco y hay un proyecto de la senadora Nancy González que establece embarcar un 30 por ciento de mujeres en los barcos pesqueros. Están empezando a aceptarnos porque no les queda otra. Son muchas las mujeres con libreta que quieren subir a un barco, estoy segura que cada vez van a ser más y serán grandes, marineras, camareras, oficiales, pero si no nos abren las puertas nunca vamos a poder ganar nuestro espacio. Queremos igualdad de oportunidades.” (Telam)

 

 

   

15 thoughts on “La dramática confesión sobre la seguidilla de abusos a bordo de los barcos que sufrió la capitana Nancy Jaramillo

  • Una triste y lamentable situación la paso Nancy, tendría que dar los nombres y apellidos de cada uno que abuzo y matrato, como marinero con 30 años navegando, me da mucha vergüenza ajena lo que tuvo que parar a bordo.

    Reply
  • MI SOLIDARIDAD CON LA CAPITANA JARAMILLO,ES UNA VERGUENZA!!QUE SE HAGA JUSTICIA!!

    Reply
  • Ojalá dieran los nombres de todos los hjp que se creen muy vivos y son terribles cagones en tierras mientras ellos navegan hacia le pagarían forros

    Reply
  • Nancy,querida,tuve la oportunidad y el honor de compartir una cena contigo en lo de la oficial Susy,yo también soy mujer de mar,te brindo mi solidaridad y respeto.Denuncia con nombre y apellido a esas lacras inmunidad que te hicieron eso.No merecen estar en el mar.La empresa que los amparo también tiene que ser escrachada Que Dios te bendiga.

    Reply
  • Quise decir LACRAS INMUNDAS!!!

    Reply
  • Una verguenza publiquen los nombres de esos crapulas asi se dejan de humillar a las mujeres
    Soy Emilia Martinez

    Reply
  • Abusivos en manada, machos ante alguien en situación vulnerable… Qué idea tienen de lo que es ser un varón que las tiene bien puestas??? Estúpidos que dan pena, llenos de miedo y faltos de humanidad…

    Reply
  • Que tristeza lo que cuenta esta mujer, dónde estában los gremios en esos tiempos!!! Lamentable todo, más aún sabiendo que hoy día hay mujeres en el cago más alto de un embarque, mujeres que deciden quién embarca y quién no.

    Reply
  • Quisiera contactarla!! Yo también trabajo en el agua

    Reply
  • La justicia tiene que actuar, que impotencia!!! Todo mí respeto para Nancy Jaramillo!!

    Reply
  • ESE MACHISMO MUESTRA A TIPOS INSEGUROS, CON BAJA ESTIMA Y MENTE PODRIDA.

    Reply
  • Que le vaya bien a la Capitana Jaramillo, y eso no es solo su tarea, también y mas todavía, es la nueva tarea de los hombres. No vivimos solos acá.

    Reply
  • Me solidario con la Capitana Jaramillo. Conozco muchos marinos machistas y que se creen grandes navegante. Lamentablemente muchos oficiales cierran filas para no resolver un acoso. Menos sacar cara por una compañera. Cuando me involucrado para apoyar a una compañera he sido criticado y marginado.

    Reply
  • De los abusos que hacía ella con los marineros del eran bruce no dice nada? Ella fue capitana cuando yo estuve, y me dejó sin trabajo por que me negué a limpiarle el camarote. De eso no dice nada? Doy fe que es un sorete d persona.

    Reply
  • Yo navegue con Nancy, si eso pasó, debería dar nombres, porque el acoso abusando del poder es una cobardía, pero este tipo de denuncias generalizando no hace otra cosa que generar un mantto de sospecha sobre todos los que navegamos y respetamos a las mujeres independientemente del cargo que ocupen abordo

    Reply

Responder a GUSTAVO DANIEL FORLENZA Cancelar la respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *