Estibadores de Deseado cortan la ruta en reclamo de una mayor operatoria de buques por el puerto local

“Todos los barcos se están yendo al norte y esto ya parece un puerto fantasma”, aseguran, sin embargo, se supo que un total de 10 barcos tienen pedido de giro para las próximas horas. Se trata de buques de las firmas Arbumasa y Empesur.

Decenas de estibadores que se desempeñan en el puerto local mantienen cortada la ruta 281, a unos 13 kilómetros de esta ciudad en reclamo de una mayor frecuencia en los arribos de barcos que operan sobre el langostino.

El corte de ruta es total para los camiones que traen materia prima o insumos para la industria pesquera, también para los que se desempeñan en la minera Cerro Moro, pero se habilita cada dos horas para dejar pasar a los vehículos particulares.

“Lamentablemente tuvimos que llegar a esta medida porque estamos pidiendo desde hace días la presencia del ministro de Trabajo, Teodoro Camino, de la ministra de  la Producción, Silvina Córdoba y de la Secretaria de Pesca, Lucrecia Bravo, para que vengan a arreglar esta situación porque los barcos se están yendo a descargar en otros puertos y nosotros no tenemos trabajo, pero hasta el momento no hay respuestas”, apuntó un estibador al acotar que las autoridades locales tampoco les dieron una solución. «El pueblo está a la deriva, la intendenta no aparece no da la cara, y los concejales no existen», resumió.

Cuando se le consultó sobre una lista difundida por el puerto sobre un total de 10 arribos programados entre hoy y el lunes con las bodegas cargadas de langostino, el trabajador indicó que ese número es insuficiente para la cantidad de estibadores. «Diez barcos no hacen la diferencia, porque son dos empresas que están descargando y ya todas se están llevando los barcos al norte porque el langostino está más arriba, y dicen que no les conviene que pierden plata»,  dijo molesto.

Si bien la medida estuvo dirigida a las empresas de manera directa, pero como a veces sucede en estos casos, los mayores perjudicados fueron los operarios que se desempeñan dentro de las plantas pesqueras, se trata de un grupo de 600 personas que elaboran langostino fresco que llega a la localidad a través de camiones, y al no poder ingresar esos camiones los obreros, muchos de ellos contratados por  la temporada quedan sin trabajo.

Ayer al cierre de este envío y sin demasiados avances en la negociación algunos operarios barajaban la posibilidad de reunirse y marchar hacia la ruta para pedir que la medida se levante para los camiones que ingresan con pescado fresco. “Ellos defienden su fuente de trabajo me parece perfecto pero que sepan que el piquete nos está perjudicando a nosotros que tenemos solo dos meses de temporada fuerte”, indicó una obrera que faena en la Cooperativa El Mar Azul.

   

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *