Otra vez Santa Elena al borde del colapso

Falta de materia prima para la fabricación de kani kama , quincenas impagas, salarios adeudados y   la obra social cortada  sitúan a la empresa en un lugar no muy distinto al que estaba el año pasado antes de que se firmara el acuerdo de colaboración con el municipio para recomenzar una actividad que históricamente había sido rentable y que incluso financió hasta los barcos improductivos de Pot antes de que éste se desgraciara.

El acuerdo  consistía en una suerte de administración conjunta con el municipio  a través de la provincia que hizo un importante aporte destinado a la compra de surimi con el propósito de que la planta comenzara a producir, y a vender sus productos terminados. Pero al parecer se administró mal, y hoy los trabajadores no entienden  qué se hizo con el dinero de las primeras ventas  para que Santa Elena siguiera como antes; sin surimi y sin plata  en lo inmediato para comprarlo.

“Lo único que sabemos es que nosotros trabajamos a destajo, que  salieron contenedores repletos de kani kama, pero ahora vamos tener que parar porque no tenemos materia prima, nos deben quincenas y para colmo la obra social  está cortada”, señalaron ayer a Mar&Pesca un grupo de trabajadores.

En tanto desde el STIA reconocieron que se mal utilizó el dinero de lo producido. “Prefirieron pagar facturas de servicios de telefonía y la obra social Osde para el personal jerárquico antes de comprar surimi, y la cosa no funcionó, ahora tenemos que ver si desde la provincia compran la materia prima para volver a producir”, indicó uno de los integrantes del gremio.

Es que manejar una empresa y hacerla producir al parecer es cosa de entendidos, mientras eso no quede claro Santa Elena seguirá boyando sin destino. La imposibilidad para comprender que sin previsión la gallina de huevo de oro no existe, es sin lugar a dudas una de las dificultades que enfrentan aquellos que tocan de oído y miran el desde lejos la actividad pesquera.