Continúa tomada la planta de Vieira

Mientras avanzan las negociaciones que se llevan en la ciudad autónoma de Buenos Aires entre el Gobierno provincial, el SOMU y representantes de la operadora de capitales españoles Vieira S.A. sobre una eventual expropiación de la empresa, cientos de operarios pertenecientes al STIA iniciaron ayer una toma pacífica de la planta por tiempo indeterminado, “en defensa de la fuente de trabajo y para que la misma no sea entregada al gremio centenario”, según indicaron.

La toma del establecimiento se produjo sin ningún tipo de desmanes con la invitación a que se retire el personal que permanecía en sus puestos de trabajo en las oficinas. Y ya instalados en el lugar los trabajadores confeccionaron un acta para ser entregada al gobernador Daniel Peralta donde piden hacerse cargo de la explotación de la planta y que se les conceda un buque potero y dos tangoneros para continuar trabajando en el abastecimiento y procesamiento de materia prima.

Desconfianza

Una de las soluciones que a corto plazo se analizaba ayer en una reunión en la casa de Santa Cruz donde participó el ministro de la Producción Rafael Gilmartín, el presidente de la firma en Argentina, Daniel Badens , y un enviado del SOMU era una posible transferencia de la planta y los barcos al gremio para su explotación integral. Pero hay que decir que  los operarios pesqueros mantienen cierta desconfianza respecto al SOMU y temen quedarse sin su fuente de trabajo sobre todo aquellos ya llevan varios años trabajando en la empresa.

“El compromiso del Gobierno es mantener la fuente de trabajo”

Tras el cónclave, el ministro de la producción Rafael Gilmartin evitó dar mayores detalles sobre la reunión mantenida  aunque en diálogo con Mar&Pesca,  sostuvo categórico que la “Provincia bajo ningún concepto dejará desamparados a los trabajadores”. “Todas las negociaciones que se están llevando adelante son tendientes a garantizar la fuente laboral de la gente, por eso es que pido que aún en estos momentos difíciles que están atravesando las familias de Puerto Deseado que sepan que no están desamparados y que bajo ningún concepto perderán su trabajo”, recalcó.