Estibadores paralizan la carga de mineral y empresa minera amenazó con operar por el puerto de Comodoro

Cerca de un centenar de estibadores impidieron ayer la carga de 70 contenedores con producto mineral que debían ser depositados en las bodegas del buque mercante Hs List para su posterior exportación. La extrema  medida de protesta que ya provocó la renuncia de Raúl Coliboro como Secretario General del SUEPP, según se supo tiene como propósito copar la barraca donde se carga el mineral y desbancar de su puesto a una veintena de trabajadores, ya que aseguran que en ese lugar deberían desempeñarse ellos por ser zona secundaria del puerto.

La decisiónde paralizar la carga de mineral  fue tomada luego de una asamblea, donde alrededor de 40 estibadores optaron por rechazar la propuesta presentada por la operadora de carga y descargas Murchison que ofreció un adicional de 180 pesos a cambio de que se abstengan de intentar quedarse los puestos de trabajo de los obreros que desde hace tres años  se desempeñan en la tarea de consolidar el mineral en los contenedores.

En diálogo con Mar&Pesca, Coliboro confirmó su renuncia al señalar que no va actuar en detrimento de los trabajadores que desarrollan su tarea en la barraca, quienes alarmados por la actitud de los estibadores y temerosos de que se apropien de su fuente laboral presentaron una denuncia en la oficina de la Subsecretaría de Trabajo dando cuenta de la penosa situación.

Ante estas circunstancias se supo que la minera que opera en la localidad ordenó a la operadora Murchison a que abandone toda negociación y se arbitren  medidas para sacar los contenedores por el puerto de Comodoro Rivadavia o por Puerto Madryn.

Así las cosas,  si la decisión de los portuarios se profundiza, se confirmó que de aquí a hasta fin de año se perderían 140 contenedores de carga por mes lo que se traduce en 280 movimientos que en 4 meses hacen un total de en 980 contenedores los cuales dejarán de salir por la localidad más otros 500 contenedores de insumos para las mineras que ingresaban por el puerto local a través de importación y que dejarían de hacerlo sumiendo en una grave crisis económica a la localidad que había comenzado a beneficiarse con la actividad minera en la provincia.

En tanto no pocos actores del sector portuario alarmados por la situación, sospechan que detrás del pedido de los estibadores de quedarse con los puestos de trabajo generados en la barraca está la figura de un funcionario ligado a intendente Ampuero que busca “hacer su propio negocio en el puerto local”.