Científico del INIDEP en la Antártida

Un miembro del Gabinete de Hidroacústica participó de una expedición al continente más austral, en la que participaron investigadores de diferentes organismos internacionales. Se realizaron Importantes avances sobre estudios para describir las estrategias de comportamiento de la ballena Minke durante el invierno antártico.

Se trata del Lic. Ariel Cabreira, miembro del Gabinete de Hidroacústica del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), quien, según lo dispuesto por la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del Mar (CONVEMAR), participó de una expedición que llevó a científicos de distintos países del mundo a la Antártida.

A bordo del buque de investigación y rompehielos RV Polarstern, 49 investigadores y técnicos de 13 nacionalidades llevaron adelante actividades específicas de múltiples disciplinas con el objetivo de recabar información atmosférica, oceanográfica, química y biológica, además de recolectar datos sobre hielo marino y ecología acústica de mamíferos marinos. Así, a lo largo de toda la travesía, el representante por nuestro país trabajó con especialistas en hidroacústica estudiando algunos aspectos del comportamiento y comunicación de la ballena Minke.

La travesía comenzó el 8 de junio en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Hasta allí viajó el Lic. Cabreira, para realizar el derrotero a bordo del Polarstern a través del Meridiano de Greenwich en dirección sur hacia el continente antártico. Luego de 66 días de numerosos trabajos en la zona más austral del mundo, la expedición finalizó el 12 de agosto cuando el buque alemán tocó puerto en la ciudad chilena de Punta Arenas.

El Polarstern es una embarcación especialmente diseñada para realizar tareas en los mares polares, y actualmente es uno de los buques más sofisticados de investigación científica. Por este motivo, la embarcación navega alrededor de 300 días al año repartidos entre las zonas ártica y antártica, y hasta el momento ha completado más de 50 expediciones en ambos polos de nuestro planeta. Así, a lo largo de las 6231 millas náuticas recorridas por esta embarcación, los investigadores trabajaron sobre un amplio abanico de disciplinas, entre las que figuran la meteorología, química atmosférica, procesos físicos del hielo marino, biología y bioquímica del hielo marino, oceanografía, biología marina y ecología acústica.

 

El trabajo del Lic. Cabreira: ecología acústica

El Dr. Lars Kindermann, responsable del Laboratorio de Ecología Acústica del Alfred Wegener Institute for Polar and Marine Research (Alemania), invitó al investigador argentino a participar de las tareas que se realizaron a bordo de buque. Sus actividades se centraron en el estudio de algunos aspectos del comportamiento y la comunicación de la ballena Minke (Balaenoptera bonaerenses). A diferencia de sus parientes de mayor tamaño como la ballena de aleta, azul o jorobada, que emigran durante el invierno desde la Antártida hacia sus respectivas zonas de reproducción subtropicales, la ballena Minke se ha adaptado a una vida permanente en el continente antártico.

Sin embargo, la época invernal en la Antártida somete a quienes la habitan a condiciones extremas. Si bien las ballenas están muy bien adaptadas a la vida marina, estos mamíferos presentan la necesidad imperiosa de realizar ascensos hacia la superficie durante intervalos regulares con el objetivo de respirar. Pero las temperaturas del invierno antártico hacen que gran parte del océano polar se congele, generando grandes extensiones de hielo marino. Además, en esta época del año la presencia de luz se reduce a un promedio de cuatro horas por dí

Por estas circunstancias, las ballenas que se adaptaron a estas condiciones de vida han desarrollado mecanismos no visuales que permiten localizar áreas sin cobertura de hielo para poder respirar. En este sentido, además de utilizarlo como modo de comunicación, la emisión de sonidos por parte de estos mamíferos es una de las estrategias más comunes. Así, a través del denominado “sonar de ecolocalización” pueden configurar un mapa del medio ambiente y ubicar, entre otras cosas, zonas sin hielo marino o de escaso espesor que les permita el tan preciado intercambio gaseoso con la atmósfera.

El dato significativo de esta expedición con relación a estos aspectos radica en que se pudo asociar a la ballena Minke con una vocalización particular denominada “bioduck”. Se sospechaba que ese sonido era producido por este mamífero con la finalidad de localizar áreas sin presencia de hielo. Así, durante esta campaña se obtuvieron registros simultáneos de “bioduck” acompañados con 108 imágenes de ballenas Minke.

La CONVEMARLa Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos del Mar, de la cual forma parte la República Argentina, es uno de los tratados multilaterales de mayor importancia en el mundo, calificada como la “Constitución de los Océanos”, y entró en vigor el 1996. Entre los numerosos aspectos del derecho del mar, versa sobre los límites de las zonas marítimas, zonas económicas exclusivas, plataformas continentales y alta mar, paz y seguridad en los océanos y mares, conservación y gestión de los recursos vivos marinos, preservación del medio ambiente e investigación científica marina.

063