Aseguran que un buque de Yaganes estuvo a punto de hundirse en el muelle de San Julián

Marineros que permanecen apostados en los buques Portobello I, Portobello II y Sofía B, a la espera que la firma centollera de capitales norteamericanos salde sus deudas y saque nuevamente las naves fresqueras a la pesca, confirmaron lo que parece un secreto a voces en San Julián; uno de los barcos habría estado a punto de hundirse.

Según el relato efectuado por tripulantes de la nave, se trata del Sofía B, una de las tres embarcaciones que actualmente permanecen amarradas en el muelle de San Julián sin capitán ni oficial de máquina a bordo.

“Salvamos al barco que ya tenía casi dos metros de agua en la sala de máquina, arriesgamos nuestras vidas y encima después Prefectura nos recriminó cuando se enteró que habíamos arrojado en el mismo lugar el agua que sacamos en ves de multar a la empresa que no cuenta con los mínimos elementos de seguridad”, denunció un tripulante que pidió anonimato.

El trabajador que hacía de vocero del numeroso grupo de tripulantes aclaró que en ningún momento los marineros hicieron paro. “Fue Yaganes la que decidió meter los barcos a puerto: El gerente de la empresa vino y nos dijo que no tenía plata para comprar combustible y nos dejaron abandonados sin nada qué comer ni siquiera agua potable para tomar. Tuvimos que pescar para sobrevivir, y el pueblo de San Julián es testigo de esto porque las radios comentaron lo que nos está pasando”, señaló.

“Las mentiras del Somu”

Si bien la deuda que la empresa mantiene con la tripulación no sería la misma en todos los barcos, el marinero relató que “el Somu dice mentiras”. Anoche tuvimos una asamblea y acordamos denunciar al gremio si para mañana, (por hoy), no tenemos una solución, porque de la manera que se manejaron dejándonos desprotegidos, estamos seguros que estas dos personas delegadas del Somu de Puerto Deseado están recibiendo plata de la empresa”, disparó el marinero para luego reafirmar su postura. “Me gustaría equivocarme pero hay un tal Sánchez que anda con el delegado Rogel que es medio corto y no entiende mucho de papeles, hizo un acta donde dice que nosotros paramos los barcos, y son todas mentiras, seguramente recibió plata para poner esas mentiras; eso no es cierto; la empresa paró los barcos, no fue la tripulación, incluso-acotó- el primero en bajarse fue el Pesca americano que dijo que se iba porque la empresa no le iban a pagar que eran todos unos delincuentes y a partir de ahí ya la empresa mandó todos los barcos a puerto”, recalcó.

Finalmente el trabajador señaló que hoy habrá una audiencia en la oficina de Trabajo donde se definirá la situación del personal a bordo. “Esperamos que las novedades sean buenas y nos paguen porque estamos abandonados en San Julián viviendo en condiciones muy malas y mal alimentados, pero no podemos volvernos a nuestras casas con las manos vacía y además si nos vamos el Somu y la empresa dirán que abandonamos el lugar de trabajo”, indicó